Las Cicatrices de la Memoria

El monográfico de historia de Carne Cruda que realizamos junto a PutoMikel de este mes lo hemos dedicado a los espacios de represión franquista. Podéis escucharlo aquí, en ivoox y Spotify o verlo en Twitch y Youtube.

En el programa hemos querido visibilizar aquellos lugares donde las mujeres fueron controladas y recluidas. Para ello hemos viajado hasta la cárcel de Saturraran. Cuando iban a lavar al río, algunas reclusas se escondían para no cantar el «Cara al Sol». Ellas lo cuentan a partir del minuto 17:10 en el documental «Prohibido Recordar – Cárcel de Saturraran».

Y también hemos escuchado a algunas de las mujeres que fueron «Presas de Franco» que se reunieron en 2009 durante una exposición dedicadas a ellas en el Centro Cultural Conde Duque de Madrid

En la cárcel, la música podía utilizarse para desafiar al sistema, negándose a cantar o cambiando la letra de himnos nacionalistas. Muchas de las canciones que sonaron en la sección son las que recoge el proyecto El silencio roto, que es el resultado de la investigación de Elsa Calero-Carramolino para su tesis doctoral «Prácticas musicales en el ecosistema sonoro del sistema penitenciario franquista (1938-1948): propaganda, contrapropaganda y clandestinidad».

Algunos de los espacios de memoria histórica de las mujeres durante el franquismo son espacios comunes a los de los hombres, pero se les puede dar otra lectura si los analizamos desde una perspectiva de género. Por ejemplo, el universo carcelario masculino de la posguerra se ampliaba enormemente con la presencia de las mujeres de preso. Las familiares de las presas y los presos estaban vigiladas a través del Patronato para la Redención de Penas por el Trabajo. Las visitadoras entraban en los hogares, observaban e informaban al régimen.

Como explica David Ginard en su artículo “Represión y especificidad de género. En torno a la violencia política contra las mujeres en la España del primer franquismo”

“Las formas específicas de violencia física y moral que afectaron de manera más  singular a las mujeres, fueron precisamente las que dejaron menos vestigios documentales susceptibles de ser usados por los historiadores.”

Por eso es tan importante que los trabajos de historia oral lleguen a más personas como hace el documental “Sacar a la luz: La Memoria de las Rapadas” o el libro de de la antifranquista Tomasa Cuevas “Testimonios de mujeres en las cárceles franquistas”, con el que hemos viajado hasta la centro psiquiátrico de Quiñones.

Todo esto orquestado y dirigido desde el “Patronato de Protección a la Mujer”. De esta institución nos ha hablado Carmen Guillén Lorente. Ella es doctora en Historia Contemporánea en la Universidad de Murcia y dedicó su tesis a esta institución Franquista. Podéis acceder a ella pinchando a continuación: «El patronato de protección a la mujer : prostitución, moralidad e intervención estatal durante el franquismo«. (Lo que nos gusta un nombre largo de tesis)

Carmen Guillén Lorente

El “Patronato de Protección a la Mujer” también fue el responsable de controlar el centro de Nuestra Señora de la Almudena de Peñagrande, donde se internaban a muchachas y mujeres embarazadas. Las condiciones infrahumanas se han recogido en el documental de TVE «El Patronato«. También os dejamos el reportaje «Peñagrande, la maternidad de los horrores que sobrevivió a Franco«.

En la Recomendación Herstórica Silvia ha hecho referencia a Consuelo García del Cid. Ella fue una de las chicas que estuvieron ingresadas en una de las instituciones del Patronato, en su caso en el Convento de las Adoratrices, una “casa-colegio de preservación y rehabilitación de jóvenes desamparadas”. Ella se ha convertido en la principal investigadora sobre los orfanatos y reformatorios franquistas en España. Entre otros muchos ensayos ha publicado ‘Las desterradas hijas de Eva’, y ‘Ruega por nosotras’ y “Las insurrectas del Patronato de Protección a la Mujer”.

Laila Ripoll acercó a las tablas las vivencias de estas mujeres, que no es tan lejana en el tiempo como nos creemos, con la obra «Descarriadas«

Si queréis echar un vistazo de la manera en la que vendía el régimen franquista estos espacios de reeducación femeninos os animamos a que visitéis las fotografías del fondo de Martín Santos Yubero que están digitalizadas en la web del Archivo Regional de la Comunidad de Madrid. Y os dejamos algunos de los documentos expuestos en la web de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía.

ES 28079 ARCM 201.001.32224.2
REFUGIO DE NUESTRA SEÑORA DEL AMPARO PARA MUJERES CAIDAS – Martín Santos Yubero

Acabamos el programa con «La Liberación» de la banda brasileña Cansei de Ser Sexy.

Por cierto que este mes de noviembre tenemos paseos para hablar de las mujeres durante el franquismo. En Granada será el domingo 14, podéis hacer las reservas en este enlace, y el viernes 26 en Madrid, las reservas en este otro enlace.

Además os recordamos que están en marcha la campaña de micromecenazgo del proyecto «Más calles sin emblemas franquistas» en el que colaboraremos si se consiguen el objetivo y un poquito más.

Como siempre, os dejamos en Spotify todas las canciones que acompañan los monográficos de historia de esta temporada.

Be the first to reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *